Ruta corta del bosque de Muniellos

Ruta del bosque de Muniellos corta, por el río Tablizas o Muniellos

Localización

Inicio:Tablizas
Fin:Laguna La Isla
Itinerario:Tablizas - Laguna La Isla

Datos técnicos

Recorrido:lineal
Distancia:7.65 km (ida)
Duración:3.30 horas (ida)
Dificultad:media
Alt. min:
Alt. max:
Desnivel:
Ascenso:
Descenso:
Ruta vista 842 veces Descargado 63 veces
Cangas del Narcea Predicción meteorológica

Inicio de la ruta

La ruta comienza en Las Tablizas, lugar al que se llega por una pista estrecha desde Moal o desviándose de la carretera AS-384 una vez pasado Moal en dirección al puerto de Connio.

Aparcar el coche

Existe un aparcamiento junto al centro de recepción de visitantes en Las Tablizas, cerca de la población de Moal.

Resumen de la ruta

La ruta corta del bosque de Muniellos o ruta del río de Muniellos hasta las lagunas, es una ruta de dificultad media, de unos 15 km hasta la laguna de la Isla (ida y vuelta) y para la que emplearemos unas 6 horas o 6 horas y media.

Remontaremos el río Tablizas o río Muniellos, para ir ascendiendo primero muy ligeramente y según nos acercamos al valle Piélagos y a Las Tres Cruces, hacerlo de manera más acusada. Es en la parte final, antes de de Las Tres Cruces, donde la pendiente es mayor y el terreno algo dificultoso de caminar.

Esto es algo a tener en cuenta si nos acompañan niños en la ruta. Los primeros kilómetros no presentan dificultad, la última parte es más dificultosa.

La ruta del río discurre en gran parte de su recorrido por un bosque de ribera, pero es al llegar a la zona de las lagunas donde se aprecia el bosque del valle, el robledal de Muniellos.

Comenzamos a caminar desde las proximidades del edificio del centro de recepción de visitantes de Las Tablizas, cruzamos un pequeño puente que nos lleva a un camino adaptado de unos 600 metros.

Durante los primeros tres kilómetros el sendero, muy cómodo, apenas asciende. Todo es una explosión de verdor al lado del río.  Después, poco a poco, el camino se transforma en un sendero que cruza por varios puentes, llevándonos de una margen a otra del río, según nos acercamos al valle del arroyo Candanosa y a la vallina de Piélago, donde se encuentra Las Tres Cruces. Punto donde se encuentra el cruce de caminos del la ruta circular (la ruta larga), el desvío a las lagunas y el camino por el que circulamos.

Al encontrar este punto, nos desviamos hacia la izquierda, en dirección a las lagunas. La primera que encontramos es la laguna de la Isla. Nombrada así por una pequeña islita en su interior.

Las otras dos lagunas (la Honda y la Grande) se encuentran algo más arriba y cuya visita dejamos para otra ocasión debido a la previsión de tormentas para ese día, que nos aconsejó regresar cuanto antes.

Importante recalcar que tanto esta ruta como la circular (ésta más si cabe), no son rutas sencillas, y es necesaría cierta preparación física para realizarlas, así como ropa y calzado adecuados. Hay que tener en cuenta que tenemos una hora tope para regresar al centro de visitantes para confirmar que abandonamos la reserva natural de Muniellos

Descripción del itinerario

Dejamos el coche aparcado junto al edificio del centro de recepción de visitantes de Las Tablizas. Allí, el personal del centro nos explicará las características de la rutas disponibles (la ruta larga o circular, y la ruta corta o del río, que realizaremos nosotros) y del entorno por el que nos vamos a desenvolver.

Debemos seguir sus indicaciones en todo momento.

 

Centro de recepción de visitantes Las Tablizas, Muniellos

 

Nos dirigimos hacia el comienzo de la ruta corta o ruta del río, que coincide con la parte de bajada de la ruta larga o circular. Comienza junto a un pequeño puente que da acceso a un camino adaptado: una pasarela de madera que nos llevará por los primeros cientos de metros del recorrido.

 

Cartel inicio ruta del río Muniellos

 

Desde la primera parte del recorrido percibimos la frondosidad del bosque de ribera que nos acompañará gran parte de la ruta, hasta que abandonemos la compañía del río, camino de las lagunas.

 

Camino adaptado junto al río Muniellos

 

Bosque de ribera junto al río Muniellos

 

Es el paraíso de los líquenes, musgos y helechos: una explosión de verdor por todos los lugares.

 

Líquenes en rama de árbol

 

Liquen lechuga en el tronco de un árbol

 

Pequeña cascada al inicio de la ruta del río Muniellos

 

Roca totalmente cubierta de musgo

 

Seguimos caminando junto al río, que nos regala con hermosos rincones a cada paso: pozas, raviones, pequeñas cascadas, corrientes...

 

Corriente de agua del río Tablizas o Muniellos

 

Ravión en el río Tablizas

 

Y más verde por todos los lados: vegetación, helechos, musgos, líquenes...

 

Tronco con musgo en Muniellos

 

Ramas de árbol en el río Tablizas o Muniellos

 

Musgo con esporofitos

 

Tronco colonizado por musgos y helechos

 

Durante nuestro recorrido cruzaremos en numerosas ocasiones el río Tablizas o Muniellos a través de pequeños puentes de madera, que nos llevarán de una margen a otra del río. 

 

Cascada desde pequeño puente del río Muniellos

 

Puente de madera sobre el río Tablizas

 

Pequeña cascada rodeada de verdor del río Muniellos

 

Después de uno de los múltiples puentes que cruzaremos, encontramos un cartel que nos avisa de la la presencia de las lagunas al final del recorrido. Nos quedan aún algunos kilómetros por recorrer para llegar. 

A partir de este punto, el camino no dejará de ascender de manera paulatina, para hacerlo de manera más acusada según nos acerquemos a Las Tres Cruces (cruce de Piélago)

 

Cartel señalando la dirección a las lagunas

 

El bosque de ribera va dando paso a hayas y abedules.

 

El milagro de la vida

 

Bosque mixto hayas, robles en Muniellos

 

Sendero camino de Las Tres Cruces

 

Al ganar altura podemos contemplar el tupido robledal de muniellos, tapizando las laderasde las montañas.

 

Robledal del bosque de Muniellos

 

Llegamos al fin a Las Tres Cruces (cruce de La Vallina Piélago), donde encontramos en indicador caído por la acción de un oso, según nos contaron en el centro de recepción. A la espera de colocar uno nuevo...

Aquí se junta el camino de la ruta larga (que viene por nuestra derecha, según ascendemos) y el sendero a las lagunas de Muniellos (a nuestra izquierda).

 

Las Tres Cruces o cruce de Piélago

 

Tomamos el sendero a nuestra izquierda en dirección a las lagunas.

 

Desvío camino de las lagunas de Muniellos

 

 

Arroyo de La Candanosa

 

Vista a la ladera por donde discurre la ruta circular o larga antes de llegar al cruce de la Vallina Piélago.

 

Vista hacia la ruta circular de Muniellos

 

Seguimos caminando hacia las lagunas con previsión de tormentas para última hora de la tarde.

 

Sendero camino de las lagunas de Muniellos

 

Valle del río Tablizas o Muniellos camino de las lagunas

 

Robledal del bosque de Muniellos

 

Valle del río Muniellos

 

En unos 30 minutos, después de alcanzar el cruce de la Vallina Piélago (Las Tres Cruces) llegamos a la primera de las lagunas, la laguna de la isla.

 

  Laguna la isla, ruta de muniellos

 

Abajo vemos la pequeña isla, llena de vegetación que le da nombre a la primera laguna que nos encontramos.

 

Isleta de la laguna de la isla en muniellos

 

Abajo, el primer tramo del sendero que nos llevaría, girando a la derecha hasta las otras dos lagunas:  La Honda (Fonda) y La Grande. 

 

Hermosa mata de brezo en la laguna La Isla

 

Las previsiones daban lluvia en breve y decidimos regresar antes de que nos pillara la tormenta en ruta, sobre todo bajando la Vallina Piélago. Queda pendiente la visita para otra visita.

Importante.

Todos los datos proporcionados en esta web, bien sean en forma de comentarios, opiniones, datos técnicos, tracks, fotos, etc, se basan en opiniones personales, y/o pueden ser incompletos o contener errores.

Son el resultado de una experiencia personal y no tienen por qué coincidir con las opiniones o valoraciones de otras personas, o con datos reales, en especial, valoraciones como la dificultad de una ruta y la posibilidad de que nos acompañen niños en ellas.

Lo que para una persona puede resultar fácil, para otra no. Que una ruta pueda ser realizada por niños no significa que no se deba acometer su realización sin más, sin equipamiento adecuado, forma física ni vigilancia de los menores.