Ruta del camino medieval a Bandujo

Ruta del camino medieval a Bandujo

Localización

Inicio:Senda del Oso
Fin:Bandujo
Itinerario:Senda del Oso - Foz arroyo Valmoro - Bandujo

Datos técnicos

Recorrido:lineal
Distancia:2.4 km (ida)
Duración:2.00 horas (ida)
Dificultad:baja
Alt. min:
Alt. max:
Desnivel:
Ascenso:
Descenso:
Ruta vista 5421 veces Descargado 302 veces
Proaza Predicción meteorológica

Inicio de la ruta

La ruta comienza en la Senda del Oso, que discurre paralela a la carretera AS-228, después de pasar por Caranga de Abajo y tomar la desviación hacia Teverga, junto a la parada de autobús de Bandujo (a nuestra izquierda), unos 2 km. después de desviarnos en Caranga de Abajo (km 21 de la carretera).

Aparcar el coche

Podemos dejar el coche en apartaderos en la misma carretera, a la altura de la parada de autobús (pero en la margen de la carretera junto al río) o unos metros más adelante, en un prado situado junto a la próxima curva a la izquierda.

Resumen de la ruta

Comenzamos a caminar cerca de la parada de autobús, cruzando un pequeño puente de hormigón sobre el río Teverga. Estaremos ya en La Senda del Oso

Descendemos unos metros hasta encontrarnos con el arroyo Valmoro o Bandujo, que desemboca en el río Teverga. Es ahí donde tomaremos el Camino Medieval a Bandujo, que remonta este arroyo.

Se trata de un camino que nos lleva por la foz del río Bandujo o Valmoro desde el río Teverga hasta el pueblo de Bandujo, declarado BIC (Bien de interés Cultural desde 2010). Es una ruta de poca dificultad, frecuentada por numerosos senderistas, muchas veces acompañados por niños.

El camino es cómodo en la mayoría del trayecto, en algunas partes empedrado con algunas subidas cortas pero de pendiente pronunciada y en otras partes un sendero.

Son estas zonas pendientes donde hemos de tener algo más de precaución, sobre todo en la bajada, pues suelen estar algo húmedas y cubiertas de hojas en otoño - invierno y se puede resbalar.

Nada más comenzara la ruta cruzamos un pequeño puente, pasando a la margen izquierda del río (mirando aguas abajo), avanzamos en ligera subida entre castaños, avellanos y robles, y bastantes zonas de musgo. El río queda bajo el camino, a unos metros. Llegamos a una zona donde el camino pasa por debajo de una oquedad que ofrece un pequeño refugio, donde podemos apreciar la geología de la zona, donde la roca se "cuartea" y termina por desprenderse, cayendo al camino.

Antes de llegar al kilómetro de camino (unos 700m.) encontramos otro puente que nos lleva a la margen derecha del río, comenzando aquí la parte más empinada del trayecto, que dura unos 200 metros.  Después de un par de revueltas el camino llanea para comenzar a ascender de nuevo (de manera más ligera) pasado el kilómetro de trayecto. Nos encontramos con que el camino ha sido ensanchado por una pista forestal, pero nosotros descenderemos ligeramente para cruzar el río de nuevo por otro pequeño puente junto a una bonita pequeña cascada.

Nos queda continuar el camino durante unos cientos de metros para alcanzar el camino hormigonado de entrada al pueblo.

Al final de la ruta llegaremos al pueblo de Bandujo, donde podemos disfrutar de su peculiar arquitectura: a las construcciones tradicionales de viviendas, cuadras y hórreos, se suma la iglesia de Santa María (de origen medieval) y su cementerio, la casa "El Palacio" con su torre circular denominada "Torre de Tuñon" o "Torre de Bandujo".

Un tranquilo paseo por el pueblo nos hará disfrutar de esta arquitectura peculiar, además de las típicas construcciones tradicionales del lugar.

 

 

Descripción del itinerario

Comenzamos a caminar cruzando una pequeña pasarela de hormigón que hace las veces de puente sobre el río Teverga.

 

Pasarela hormigón sobre el río Teverga

 

Al otro lado de la pasarela el camino nos lleva a la Senda del Oso. Unos metros aguas abajo del puente que acabamos de cruzar, nos encontramos con el arroyo Bandujo o Valmoro, que desemboca en el río Teverga. Allí existe un pequeño cartel que indica el inicio de la ruta.

 

Cartel al inicio de la ruta del Camino Medieval a Bandujo

 

Nada más comenzar a caminar encontramos un pequeño puente que nos permite pasar a la margen izquierda (mirando aguas abajo) del arroyo Bandujo o Valmoro.

 

Margen izquierda inicio ruta Camino Medieval a Bandujo

 

En esta primera parte del trayecto el camino transcurre próximo al río que discurre unos metros por debajo, a nuestra izquierda. Es una zona húmeda, con abundancia de musgos en cualquier lugar favorable, como en este tocón hueco de la foto.

 

Tocón hueco con musgo cerca de La Cobarona, camino de Bandujo

 

LLegamos en breve una estrechura, donde el camino pasa bajo la roca, que forma una especie de semi-tunel u oquedad, conocida como La Cobanera o Covanera, con una característica morfología de la roca con capas verticales que se acaban desgajando en trozos.

 

La Cobanera, principio de la ruta del camino medieval a Bandujo

 

 

La Cobanera, detalle de la oquedad en el camino medieval a Bandujo

 

A lo largo de la primera parte de la ruta podemos disfrutar de la proximidad del río y de algunos saltos de agua muy bonitos.

 

Cascada en el Camino Medieval a Bandujo

 

Corriente del arroyo Valmoro - Bandujo

 

El río y el camino se van aproximando y un poco más adelante encontramos otro puente de de madera que nos lleva a la otra margen del río.

 

Cruce puente Camino Medieval de Bandujo

 

Comienza aquí la parte con mayor pendiente de la ruta, un tramo de unos 200 metros de longitud empedrado, en el que tenemos que tener precaución, fundamentalmente a la bajada.  Las piedras lisas y algo húmedas pueden darnos un susto si bajamos sin precaución.

 

Tramo de subida camino medieval a Bandujo

 

En el tramo alto tenemos una zona con revueltas, que nos lleva poco más adelante a un pequeño collado.

 

Revueltas camino de Bandujo

 

Revueltas camino medieval a Bandujo

 

Llegando al collado, tenemos el pueblo de Bandujo a la vista, vamos a acercarnos a una zona más abierta y con praderías.

 

Vistas a Bandujo desde el collado

 

Salimos de la zona boscosa descendiendo unos metros para cruzar el río de nuevo, junto a una pequeña cascada por última vez.

 

Cascada cerca de Bandujo

 

Ascendemos ligeramente, acercándonos a Bandujo, haciendo la última parte del camino por una pista de hormigón, entrando ya en el pueblo. Desde el primer momento comenzamos a ver elementos arquitectónicos y etnográficos singulares.

 

Edificio de piedra a la entrada del pueblo

 

Pasamos junto a un par de hórreos camino del centro del pueblo, donde estan los elementos más singulares del pueblo.

 

Hórreos en Bandujo

 

Tenemos ya delante los edificios que forman parte del Conjunto Histórico, declarado BIC (Bien de Interés Cultural) en 2010. Podemos apreciar de derecha a izquierda la casa conocida como El Palacio, una hermosa Panera junto a la torre circular denominada Torre de Tuñón o Torre de Bandujo. En la parte izquierda se puede contemplar la Iglesia de Santa María, junto a los muros del cementerio.

 

Vista del conjunto histórico de Bandujo

 

Conjunto histórico de Bandujo

 

Conjunto histórico de Bandujo

 

Al acercarnos uno poco más podemos apreciar con más detalle la maravilla de las construcciones de origen medieval.

 

Torre de Bandujo o torre de Tuñón

 

Torreo Tuñon o torre de Bandujo

 

Casa El Palacio de Bandujo

 

La torre de Bandujo desde la parte alta del pueblo, junto al cementerio (muro de la izquierda). Detrás de nosotros se encuentra la iglesia de Santa María de Bandujo. Por un error "tecnológico" no se dispone de fotos de esta pequeña bonita iglesia, para otra ocasión ...

 

Torre de Bandujo desde la altura del cementerio

 

Torre de Bandujo desde la altura

 

En general, Bandujo es un pueblo con muchos atractivos, pues no solo cuenta con estos últimos elementos arquitectónicos, sino que casi cualquier edificio presenta elementos interesantes: casas, cuadras, paneras, hórreos, ventanas, puertas, corredores, y un largo etc.

 

Importante.

Todos los datos proporcionados en esta web, bien sean en forma de comentarios, opiniones, datos técnicos, tracks, fotos, etc, se basan en opiniones personales, y/o pueden ser incompletos o contener errores.

Son el resultado de una experiencia personal y no tienen por qué coincidir con las opiniones o valoraciones de otras personas, o con datos reales, en especial, valoraciones como la dificultad de una ruta y la posibilidad de que nos acompañen niños en ellas.

Lo que para una persona puede resultar fácil, para otra no. Que una ruta pueda ser realizada por niños no significa que no se deba acometer su realización sin más, sin equipamiento adecuado, forma física ni vigilancia de los menores.